Sacerdocio Real

El hombre: Espíritu, Alma y Cuerpo.

Posted on: diciembre 26, 2008

El hombre se divide en tres partes: Espíritu, alma, y cuerpo.

1 Tesalonicenses 5:23  Y el mismo Dios de paz os santifique por completo;  y todo vuestro ser,  espíritu,  alma y cuerpo,  sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Hebreos 4:12  Porque la palabra de Dios es viva y eficaz,  y más cortante que toda espada de dos filos;  y penetra hasta partir el alma y el espíritu,  las coyunturas y los tuétanos,  y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

Espíritu
El espíritu es la parte del hombre con la que establecemos toda comunicación con Dios.
Romanos 8:16  El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu,  de que somos hijos de Dios.
1 Corintios 14:14  Porque si yo oro en lengua desconocida,  mi espíritu ora,  pero mi entendimiento queda sin fruto.

El espíritu tiene 3 funciones
.

A.    La conciencia: Que discierne lo bueno y lo malo.
1 Corintios 5:3  Ciertamente yo,  como ausente en cuerpo,  pero presente en espíritu,  ya como presente he juzgado al que tal cosa ha hecho.

2 Corintios 2:13  no tuve reposo en mi espíritu,  por no haber hallado a mi hermano Tito;  así,  despidiéndome de ellos,  partí para Macedonia.

B.    Intuición, con la que se sabe y se sienten los movimientos del Espíritu Santo
Mark 2:8  Y conociendo luego Jesús en su espíritu que cavilaban de esta manera dentro de sí mismos,  les dijo:  ¿Por qué caviláis así en vuestros corazones?
Juan 11:33  Jesús entonces,  al verla llorando,  y a los judíos que la acompañaban,  también llorando,  se estremeció en espíritu y se conmovió,

C.    Comunión. Con lo que se adora a Dios.

Juan 4:23  Mas la hora viene,  y ahora es,  cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad;  porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.

Caso de Adan, que vivía en comunión, por el espíritu. Cuando calló el alma superó el primer lugar sobre el espíritu hasta “quedar fusionado con ella”. En la salvación del hombre el Espíritu revivido recuperó la primacía.

Tito 3:5  nos salvó,  no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho,  sino por su misericordia,  por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo,

Romanos 8:16  El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu,  de que somos hijos de Dios.

1 Corintios 6:17  Pero el que se une al Señor,  un espíritu es con él.

El espíritu debe de gobernar sobre el alma y el cuerpo. Los cristianos debemos de ser espirituales. Si no, el alma, aliada con los deseos carnales, seremos cristianos carnales. Si no hay división entre el Espíritu y el Alma, seremos influenciados por el alma. Debemos de lograr separarlas y esto se hace en base a la palabra Hebreros 4:12.
Los cristianos debemos de recordar que lo proviene del alma y lo de la carne no aprovecha. Que lo que aprovecha es lo que sale del espíritu. Debemos de ser sumergidos en el Espíritu Santo tal como fuimos sumergidos en el agua cuando fuimos bautizados.

Juan 6:63  El espíritu es el que da vida;  la carne para nada aprovecha;  las palabras que yo os he hablado son espíritu
y son vida.

El espíritu de Dios siembre debe de mantenerse activo, escudriñando la palabra, recibiendo revelaciones, orando en el espíritu y meditando en la palabra.

El alma
El alma está ubicada entre el Espíritu y el Cuerpo. Es la sede de la personalidad del hombre.  Las funciones del alma son:

Genesis 35:18  Y aconteció que al salírsele el alma (pues murió),  llamó su nombre Benoni;  mas su padre lo llamó Benjamín.

Genesis 42:21  Y decían el uno al otro:  Verdaderamente hemos pecado contra nuestro hermano,  pues vimos la angustia de su alma cuando nos rogaba,  y no le escuchamos;  por eso ha venido sobre nosotros esta angustia.

Leviticus 26:15  y si desdeñareis mis decretos,  y vuestra alma menospreciare mis estatutos,  no ejecutando todos mis mandamientos,  e invalidando mi pacto,

Numbers 11:6  y ahora nuestra alma se seca;  pues nada sino este maná ven nuestros ojos.

(1 Kings 17:22)  Y Jehová oyó la voz de Elías,  y el alma del niño volvió a él,  y revivió.

1Jn 2:14  Les he escrito a ustedes, hijitos, porque han conocido al Padre. Les he escrito a ustedes, padres, porque han conocido al que ya existía desde el principio. Les he escrito también a ustedes, jóvenes, porque son fuertes y han aceptado la palabra de Dios en su corazón, y porque han vencido al maligno.

Exodus 23:9  Y no angustiarás al extranjero;  porque vosotros sabéis cómo es el alma del extranjero,  ya que extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto.

Las emociones.

Incluyen el afecto. Dios quiere que le amen. Cuando aman a cosas, a sus hijos, etc. Dios quiere que sea su primer amor.
Incluyen los deseos. Muchas veces se centran en el “yo” para su deleite y exaltación. Cuando Cristo entra en nuestras vidas el primero deseo debe de ser entrar en comunión con el padre, el hijo, y el Espíritu Santo. Cristo da paz y ya no hay preocupaciones en satisfacer otros deseos. La vida espiritual es una vida satisfecha en Dios.

(1 Samuel 20:4)  Y Jonatán dijo a David:  Lo que deseare tu alma,  haré por ti.
Incluyen los sentimientos. Dios no quiere que seamos seres sentimentales en el sentido de cuando nos sentimos contentos lo buscamos, y cuando no, no lo buscamos. Dios quiere que lo busquemos siempre, en las buenas y en las malas.

1 Samuel 1:10  ella con amargura de alma oró a Jehová,  y lloró abundantemente.
Genesis 34:3)  Pero su alma se apegó a Dina la hija de Lea,  y se enamoró de la joven,  y habló al corazón de ella.
Genesis 35:18)  Y aconteció que al salírsele el alma (pues murió),  llamó su nombre Benoni;  mas su padre lo llamó Benjamín.

Genesis 42:21)  Y decían el uno al otro:  Verdaderamente hemos pecado contra nuestro hermano,  pues vimos la angustia de su alma cuando nos rogaba,  y no le escuchamos;  por eso ha venido sobre nosotros esta angustia.
Exodus 23:9)  Y no angustiarás al extranjero;  porque vosotros sabéis cómo es el alma del extranjero,  ya que extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto.

Numbers 11:6)  y ahora nuestra alma se seca;  pues nada sino este maná ven nuestros ojos.

Numbers 30:13)  Todo voto,  y todo juramento obligándose a afligir el alma,  su marido lo confirmará,  o su marido lo anulará.

Deuteronomy 4:9)  Por tanto,  guárdate,  y guarda tu alma con diligencia,  para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto,  ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida;  antes bien,  las enseñarás a tus hijos,  y a los hijos de tus hijos.

Deuteronomy 6:5)  Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón,  y de toda tu alma,  y con todas tus fuerzas. [ 10:12, 11:13 , 30:10] Josue 22:5

Deuteronomy 30:6)  Y circuncidará Jehová tu Dios tu corazón,  y el corazón de tu descendencia,  para que ames a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma,  a fin de que vivas.

1 Samuel 1:10)  ella con amargura de alma oró a Jehová,  y lloró abundantemente.

1 Samuel 1:15)  Y Ana le respondió diciendo:  No,  señor mío;  yo soy una mujer atribulada de espíritu;  no he bebido vino ni sidra,  sino que he derramado mi alma delante de Jehová.

Job 19:2)   ¿Hasta cuándo angustiaréis mi alma,  Y me moleréis con palabras?

Salmos 11:5)  Jehová prueba al justo;  Pero al malo y al que ama la violencia,  su alma los aborrece.

Salmos 16:9-10)  Se alegró por tanto mi corazón,  y se gozó mi alma;  Mi carne también reposará confiadamente; (10)  Porque no dejarás mi alma en el Seol,  Ni permitirás que tu santo vea corrupción.

Salmos 42:5)   ¿Por qué te abates,  oh alma mía,  Y te turbas dentro de mí?  Espera en Dios;  porque aún he de alabarle,  Salvación mía y Dios mío.

Salmos 119:28)  Se deshace mi alma de ansiedad;  Susténtame según tu palabra.

Salmos 146:1)  Alaba,  oh alma mía,  a Jehová.

Proverbs 19:2)  El alma sin ciencia no es buena,  Y aquel que se apresura con los pies,  peca.

Proverbs 19:8)  El que posee entendimiento ama su alma;  El que guarda la inteligencia hallará el bien.

Proverbs 19:15)  La pereza hace caer en profundo sueño,  Y el alma negligente padecerá hambre.

Proverbs 19:16)  El que guarda el mandamiento guarda su alma;  Mas el que menosprecia sus caminos morirá.

Matthew 16:26)  Porque  ¿qué aprovechará al hombre,  si ganare todo el mundo,  y perdiere su alma?  ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?

Matthew 22:37)  Jesús le dijo:  Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón,  y con toda tu alma,  y con toda tu mente.

Matthew 26:38)  Entonces Jesús les dijo:  Mi alma está muy triste,  hasta la muerte;  quedaos aquí,  y velad conmigo.

Luke 12:20)  Pero Dios le dijo:  Necio,  esta noche vienen a pedirte tu alma;  y lo que has provisto,  ¿de quién será?
1 Corinthians 15:45)  Así también está escrito:  Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente;  el postrer Adán,  espíritu vivificante.

(1 Thessalonians 5:23)  Y el mismo Dios de paz os santifique por completo;  y todo vuestro ser,  espíritu,  alma y cuerpo,  sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

(Hebrews 4:12)  Porque la palabra de Dios es viva y eficaz,  y más cortante que toda espada de dos filos;  y penetra hasta partir el alma y el espíritu,  las coyunturas y los tuétanos,  y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

La mente.
La mente es lugar en donde se le dan cabidas a los pensamientos.
Por medio de la mente el hombre conoce, piensa, imagina, recuerda y entiende.
Espiritualmente es una parte peligrosa porque es susceptible a la acción de Satanás. Una mente reducida por Satanás es como una fortaleza que es necesario derribar. (Ver argumentos mentales de conocimientos previos) En el momento de la regeneración, la mente es traída a la obediencia a Cristo, pues «arrepentimiento» significa «cambio de mentalidad».

Sin embargo, aun en el creyente, la mente es el punto más vulnerable para la acción de Satanás. El nuevo creyente tiene un nuevo corazón, pero todavía arrastra una mente vieja. Por eso, apenas convertido, el cristiano necesita de una profunda renovación de su mente. Ella debe ser ampliada y fortalecida. Dios quiere restaurar la mente para que pueda ser útil en las manos de Dios.

Una mente sujeta al espíritu.

El cristiano requiere de su mente para las cosas espirituales, pero una mente restituida al lugar que Dios le dio en el principio. Una mente sujeta al espíritu. La vida cristiana no es, como pudiera pensarse, una vida de puro corazón, sin entendimiento. Caer en ese extremo es fanatismo peligroso, pues puede llevar a cometer los más graves excesos y a sostener las más absurdas herejías

El diablo puede poner pensamientos en la mente (como en Judas) o quitar pensamientos; de hecho, el diablo quita la palabra sembrada en el corazón para que las gentes no crean y se salven (Mt. 13:19). Con todo, él no tiene soberanía sobre ella, a menos que el cristiano, consciente o inconscientemente se lo permita, cediéndole terreno.

Mateo 13:19-23  Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende,  viene el malo,  y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino.  (20)  Y el que fue sembrado en pedregales,  éste es el que oye la palabra,  y al momento la recibe con gozo;  (21)  pero no tiene raíz en sí,  sino que es de corta duración,  pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra,  luego tropieza.  (22)  El que fue sembrado entre espinos,  éste es el que oye la palabra,  pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra,  y se hace infructuosa.  (23)  Mas el que fue sembrado en buena tierra,  éste es el que oye y entiende la palabra,  y da fruto;  y produce a ciento,  a sesenta,  y a treinta por uno.

¿Cómo se le cede terreno a Satanás en la mente?
Primero:

con una mente que acaricia el pecado.

Segundo,

con una incorrecta comprensión de la verdad de Dios.

Tercero, buscando las predicciones (horóscopos).

Si un creyente busca conocer el futuro, le vendrá aquello que cree, porque los demonios hallarán terreno para provocarlo.

Finalmente, manteniendo la mente vacía o pasiva. El diablo desea una mente así para poner sus pensamientos. Dios no quiere robots, quiere que el hombre coopere con él, en pleno uso de sus facultades. Si el cristiano no ocupa su mente, tampoco la ocupará Dios, aunque sí la puede ocupar Satanás.

¿Cómo vencer en esta batalla?

Le mente tiene que ser renovada, mediante el despojamiento del viejo hombre .

Efesios 4:17-24  Esto,  pues,  digo y requiero en el Señor:  que ya no andéis como los otros gentiles,  que andan en la vanidad de su mente,  (18)  teniendo el entendimiento entenebrecido,  ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay,  por la dureza de su corazón;  (19)  los cuales,  después que perdieron toda sensibilidad,  se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza.  (20)  Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo,  (21)  si en verdad le habéis oído,  y habéis sido por él enseñados,  conforme a la verdad que está en Jesús.  (22)  En cuanto a la pasada manera de vivir,  despojaos del viejo hombre,  que está viciado conforme a los deseos engañosos,  (23)  y renovaos en el espíritu de vuestra mente,  (24)  y vestíos del nuevo hombre,  creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.

Una mente renovada es una eficaz colaboradora en la obra de Dios. Además de que sus facultades se despiertan y agilizan, está en condiciones de seguir al Espíritu Santo en su obra de revelación en su espíritu (Ef. 1:17-18).

Efesios 1:17-18  para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo,  el Padre de gloria,  os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él,  (18)  alumbrando los ojos de vuestro entendimiento,  para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado,  y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos,

Luego que el espíritu del cristiano recibe luz de Dios, mediante la capacidad intuitiva, la mente es capaz de retener esa luz e interpretarla. Aquí la mente colabora con el espíritu, aunque siempre va detrás de éste.

Una mente renovada es también una mente abierta, libre de prejuicios, que estará en condiciones de recibir la Palabra de Dios a través de otros cristianos, o mediante lecturas edificantes. Una mente renovada, en fin, es una mente controlada y purificada por el Espíritu y llena de la Palabra de Dios.

Salmos 7:9)  Fenezca ahora la maldad de los inicuos,  mas establece tú al justo;  Porque el Dios justo prueba la mente y el corazón.

(Jeremiah 17:10)  Yo Jehová,  que escudriño la mente,  que pruebo el corazón,  para dar a cada uno según su camino,

(Luke 10:27)  Aquél,  respondiendo,  dijo:  Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón,  y con toda tu alma,  y con todas tus fuerzas,  y con toda tu mente;  y a tu prójimo como a ti mismo.

(Romans 1:28)  Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios,  Dios los entregó a una mente reprobada,  para hacer cosas que no convienen;

(1 Corinthians 1:10)  Os ruego,  pues,  hermanos,  por el nombre de nuestro Señor Jesucristo,  que habléis todos una misma cosa,  y que no haya entre vosotros divisiones,  sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.

(1 Corinthians 2:16)  Porque  ¿quién conoció la mente del Señor?  ¿Quién le instruirá?  Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.

(Ephesians 4:23)  y renovaos en el espíritu de vuestra mente,
(Revelation 2:23)  Y a sus hijos heriré de muerte,  y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón;  y os daré a cada uno según vuestras obras.

La voluntad.

La voluntad es la capacidad que tiene el hombre para tomar decisiones. Es el verdadero «yo», que tiene la mayor influencia sobre la persona. Por tanto, la salvación plena tiene que alcanzar su voluntad.

Dios creó al hombre con una voluntad soberana, capaz de decidir por sí mismo. Ahora bien, cuando el hombre decidió por sí mismo, independientemente de Dios, cayó.

La salvación se obtiene cuando la voluntad es puesta en obediencia a Dios. Ahora tiene una nueva dirección.

La voluntad del hombre tiene que unirse perfectamente a la voluntad de Dios para que la salvación sea completa. Para que esto sea posible, a causa de la obstinación del hombre, Dios usa muchos medios para reducirle a la obediencia.

Uno de ellos es la disciplina. Lo que Dios quiere no es sólo que el cristiano haga Su voluntad, sino que ella sea su deleite. Que la voluntad Suya y la de él sean la misma. ¿Cómo es esto posible? Llevando el alma a la cruz para que pierda su fuerza y energía.

Hay un peligro con la voluntad. El mal uso o el desuso de ella pueden dar lugar a la operación de los espíritus malignos. En general, todo pecado da lugar al diablo para que opere en el cristiano. Pero no sólo los pecados de hecho, sino también de omisión (Stgo. 4:17).

(James 4:17)  y al que sabe hacer lo bueno,  y no lo hace,  le es pecado.

El más frecuente pecado de omisión es la pasividad. El Señor dota al cristiano de toda clase de capacidades y talentos, ninguno de los cuales debe quedar sin ser usado o ser mal usado. Cuando un creyente no está usando sus talentos, ha caído en la pasividad.

Los espíritus malignos sacan ventaja de esta inactividad, porque, sin el creyente saberlo, está cediendo terreno a la acción de ellos y está cumpliendo el requisito fundamental para que ellos puedan operar.
Mientras que Dios requiere de la cooperación del hombre en el uso de sus talentos, Satanás exige el cese del ejercicio de la voluntad y ciertas acciones del hombre para poder actuar por él. Por ignorancia, el creyente cree que la pasividad es señal de obediencia y consagración, y cede el terreno al diablo.

El cristiano que se ha abandonado a la pasividad debe decidir finalmente a recuperar el ejercicio de su voluntad y demás facultades, para ponerlas al servicio activo de Dios. Para recuperar el terreno deberá resistir firmemente y recuperar lo que se ha cedido. El creyente debe recuperar su soberanía, su dominio propio. Debe experimentar liberación en los muchos puntos en que fue atado e inmovilizado por Satanás.

La obediencia del cristiano a Dios debe ser incondicional. No obstante, esto no implica que no tenga más su propia voluntad. Dios no quiere obediencia ciega, sino que Su voluntad sea hecha voluntariamente, en plena conciencia. Mediante su voluntad renovada, el creyente tiene que alcanzar el dominio propio, y controlar su espíritu, su alma y aun su cuerpo. Sólo así podrá andar siempre en el espíritu.

El cuerpo

Para que la salvación de Dios sea completa debe alcanzar al cuerpo. Aunque la obra de Dios comienza en el espíritu, y sigue con el alma, también debe expresarse en el cuerpo.
La importancia del cuerpo es evidente por cuanto Dios fue manifestado en carne. El Verbo se hizo hombre, lo cual permitió la salvación del hombre y la derrota de Satanás (por eso los espíritus inmundos no pueden confesar esta verdad).

El cuerpo del Señor Jesús en la tierra fue el templo de Dios (Jn. 2:21); hoy el cuerpo del cristiano también lo es (1ª Cor. 6:19). Uno de los mayores pecados (la fornicación) se asocia con el cuerpo, porque significa tomar un miembro de Cristo y hacerlo miembro de una ramera (1ª Cor. 6:15).

Juan 2:20-21  Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo,  ¿y tú en tres días lo levantarás?  (21)  Más él hablaba del templo de su cuerpo.

1 Corintios 6:15-19  ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo?  ¿Quitaré,  pues,  los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera?  De ningún modo.  (16)  ¿O no sabéis que el que se une con una ramera,  es un cuerpo con ella?  Porque dice: Los dos serán una sola carne.  (17)  Pero el que se une al Señor,  un espíritu es con él.  (18)  Huid de la fornicación.  Cualquier otro pecado que el hombre cometa,  está fuera del cuerpo;  más el que fornica,  contra su propio cuerpo peca.  (19)  ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo,  el cual está en vosotros,  el cual tenéis de Dios,  y que no sois vuestros?

El cuerpo tiene necesidades, las cuales deben ser suplidas; no obstante, esto no significa gratificar el cuerpo. Si el cuerpo es complacido cada vez, se volverá un amo con más y más exigencias, y dejará de ser un siervo. El alma también se verá envuelta en sus apetitos y caerá en el hedonismo (búsqueda del placer).

La consagración del cristiano ha de comenzar por el cuerpo, el cual es presentado como un sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. Luego, el entendimiento, el alma, es renovada, y la voluntad de Dios puede ser comprobada en el espíritu (Romanos 12).

Romanos 12:1-2  Así que,  hermanos,  os ruego por las misericordias de Dios,  que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo,  santo,  agradable a Dios,  que es vuestro culto racional.  (2)  No os conforméis a este siglo,  sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento,  para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios,  agradable y perfecta.

Así como el espíritu fue vivificado al recibir la justificación, así el cuerpo es vivificado por su Espíritu (Rom. 8:10-11).
Romanos 8:1-16  Ahora,  pues,  ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús,  los que no andan conforme a la carne,  sino conforme al Espíritu.  (2)  Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.  (3)  Porque lo que era imposible para la ley,  por cuanto era débil por la carne,  Dios,  enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado,  condenó al pecado en la carne;  (4)  para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros,  que no andamos conforme a la carne,  sino conforme al Espíritu.  (5)  Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne;  pero los que son del Espíritu,  en las cosas del Espíritu.  (6)  Porque el ocuparse de la carne es muerte,  pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.  (7)  Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios;  porque no se sujetan a la ley de Dios,  ni tampoco pueden;  (8)  y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.  (9)  Mas vosotros no vivís según la carne,  sino según el Espíritu,  si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros.  Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo,  no es de él.  (10)  Pero si Cristo está en vosotros,  el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado,  mas el espíritu vive a causa de la justicia.  (11)  Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros,  el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.  (12)  Así que,  hermanos,  deudores somos,  no a la carne,  para que vivamos conforme a la carne;  (13)  porque si vivís conforme a la carne,  moriréis;  mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne,  viviréis.  (14)  Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios,  éstos son hijos de Dios.  (15)  Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor,  sino que habéis recibido el espíritu de adopción,  por el cual clamamos:  ¡Abba,  Padre!  (16)  El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu,  de que somos hijos de Dios.

En 1ª Corintios 6:13 dice «El cuerpo es para el Señor… y el Señor para el cuerpo». Esto primero significa que no es para la satisfacción y el deleite; es para el Señor. El cuerpo ha de servir como instrumento de justicia.

1 Corintios 6:13  Las viandas para el vientre,  y el vientre para las viandas;  pero tanto al uno como a las otras destruirá Dios.  Pero el cuerpo no es para la fornicación,  sino para el Señor,  y el Señor para el cuerpo.

«El Señor es para el cuerpo» significa que el Señor no sólo salva el espíritu y el alma, sino también el cuerpo de enfermedades y plagas. Si el cristiano acepta que el cuerpo es para el Señor, y se consagra para él, el Señor va a conceder vida y poder a su cuerpo. Él mismo lo va a cuidar y preservar. Él lo va a restaurar si está enfermo, y lo va a preservar para que no esté enfermo.

La introducción del pecado en el hombre trajo consigo no sólo la muerte, sino también la enfermedad (La enfermedad se halla entre el pecado y la muerte). El Señor no sólo perdonó pecados, sino que también sanó enfermos. Él vino a deshacer las obras del diablo, y éstas tienen que ver con la enfermedad y con la muerte.

Un cuerpo sano no es para los deseos carnales, sino para Dios.

«Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo nuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo» (1ª Tes. 5:23).
El cuerpo

¿Para que parte del hombre sirven y para que se utilizan los siguientes elementos?

Una piña, alimenta    Una Cama, para dormir        Vino, placer
Arroz, alimenta        Pepsi Cola, refresca        La Ropa, protege

¿Que pasa si utilizamos estos elementos en exceso?
Revisar cada uno como sería en exceso
¿Que pasa con los exitosos deportistas?
Ellos cuidan, entrenan, y cultivan sus cuerpos.
¿Cuáles son los excesos que ocurren a menudo en el mundo deportivo?
Culto al cuerpo.
Caso de jovencita que en una segunda operación de cirugía plástica que agrandarse los senos para parecerse a una famosa actriz con el fin de encontrar al hombre de su vida.
Sexo, Casinos.
Discutir usos de drogas. Lucha libre,
Caso de luchador que murió debido a

About these ads

2 comentarios to "El hombre: Espíritu, Alma y Cuerpo."

Me gusta tu comentario completo. Me agradaría me permitieras editarlo en mi Muro. Lo haría por partes que editaría cada mañana. Bendiciones. JBG

Me agradaría poner ese precioso estudio en mi muro, lo haría dividido en partes para que a mis lectores no le resultara muy largo. Gracias Bendiciones. JBG

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

SacerdocioReal Calendario

diciembre 2008
D L M X J V S
« nov    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

a

Sacerdocio Real, Visitas

  • 795,660 hits

Te atreves a llenar la encuesta?

RSS Subscribete por RSS

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 45 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: