Atrapando al Ladrón Invisible

Hey Sacerdotes, este articulo esta muy bueno,  manos a la obra, atrapemos  al ladron invicible, sobre todo con el poder de nuestro Dios,,

 

 

Aleluya.


Atrapando al Ladrón Invisible

 

“porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”  Efesios 6:12

 

“Sed sobrios y velad, porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.”  1 Pedro 5:8

 

[Jesús hablando]  “El ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.”  Juan 10:10

 

Sabe, la única cosa que yo, Rebecca, no puedo soportar ¡es un ladrón!  Alguien que este dispuesto a robar lo que alguien más ha trabajado duro para obtener es absolutamente detestable a mis ojos.  Los ladrones siempre merodean y roban bajo la cubierta de la oscuridad, o de una forma en que nadie más pueda ver que están robando.

Es muy difícil atrapar a un ladrón.  Todas las grandes tiendas en América tienen un personal completo contratado para caminar en la tienda continuamente, vestidos con ropa normal, con un propósito – atrapar a los ladrones.

El ladronismo es un problema en todo el mundo.  Sin embargo, nosotros como Cristianos tenemos un problema aún más difícil. ¡El gran ladrón que opera en nuestras vidas es invisible! Es difícil atrapar a un ladrón regular,  ¡pero atrapar a uno invisible es casi imposible!

 

Jesús nos dijo que hay un ladrón que busca robarnos y aún destruirnos y matarnos si puede.  ¿Quién es ese ladrón? SATANÁS.  Las escrituras citadas arriba hacen muy fácil de entender que el ladrón en nuestras vidas es invisible.  Nuestra lucha no es contra algo que podamos ver, porque Satanás y sus demonios no habitan el reino físico, son espíritus, y como tales son invisibles a nuestros ojos.  No suena como una batalla justa, ¿verdad?  Sin embargo, Jesucristo proveyó una manera en la que podemos lidiar con este ladrón invisible si simplemente obedecemos Su palabra.  Sé que esto puede sonar como material antiguo para algunos de ustedes, pero el Señor me ha recordado agudamente que es necesario regresar a lo básico regularmente.

Los seres humanos olvidamos tan rápidamente, ¡especialmente cuando no podemos ver algo!  Un buen soldado continuamente regresa y practica con sus armas.  Afina su habilidad a menudo para estar en condición óptima.  No simplemente aprende a disparar su arma y nunca la usa otra vez hasta que esta frente al enemigo.

Si ese fuera el caso, sería muerto en combate muy rápido.  Desgraciadamente, eso es exactamente lo que les pasa a los Cristianos.  Son derrotados, robados y muertos o terriblemente heridos en combate porque no entrenan continuamente con sus armas.

 

Ya que nuestro ladrón es invisible, podemos pensar en él y estar alerta a sus obras por unas pocas semanas o meses, pero olvidamos rápidamente.

¡Oh, qué olvidadizos somos!  Estamos tan ocupados con todo aquí en este mundo físico, que no tomamos el tiempo o la energía para estar listos en el mundo espiritual.  Tan pronto olvidamos estar alerta a las obras del ladrón, el salta al momento y nos roba.  Muchas veces ni siquiera reconocemos que nos está robando, por ello, no lo atrapamos o lidiamos con él.

 

“Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.”  Santiago 4:7

 

[Jesús hablando]  “Os doy potestad de pisotear serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.”  Lucas 10:19

 

“El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

    17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.”  Romanos 8:16-17

 

¡Jesús nos ha dado autoridad en el mundo espiritual!  Tenemos autoridad sobre el ladrón en Su nombre.  Nosotros los Cristianos somos coherederos con Cristo, ¡pero demasiadas veces actuamos como perritos castigados según el ladrón nos ataca!  Es tiempo de que nos pongamos de pie y tomemos autoridad sobre el ladrón.

Dios nos ha dado autoridad sobre Satanás y su reino a través del nombre de Jesucristo.  El problema es, que muchos Cristianos viven sus vidas completamente inconscientes de las obras del mundo espiritual en sus vidas.  Ignoran como opera su enemigo, ¡ignoran todo lo que puede hacer en sus vidas!

 

Muy bien, así que Jesús nos dijo que hay un ladrón que nos roba, y que ese ladrón es Satanás.  ¿Qué podemos hacer con este ladrón?

 

“¿No se desprecia al ladrón,  aunque solo robe por comer cuando tiene hambre?”  Proverbios 6:30

 

Una vez más, ¿Quién es el ladrón? SATANÁS.  ¿Necesita comer Satanás? ¡Ciertamente no!  Él no tiene un cuerpo físico; por tanto nunca está hambriento en el sentido físico.

 

“Y si es sorprendido, pagará siete veces: tendrá que entregar cuanto tiene en su casa.”  Proverbios 6:31

 

Cuando el reino de Satanás nos roba, tenemos el derecho legal de tomar autoridad sobre los demonios en el nombre de Jesús, y mandarlos a que nos devuelvan lo que nos han robado, ¡aún siete veces!

El problema está en reconocer cuando el ladrón nos está robando.  La mayoría del pueblo de Dios no reconoce cuando el ladrón está operando en sus vidas.  Algo les es robado, y van llorando al Señor, pidiéndole que se los devuelva.  Sin embargo, con la autoridad viene responsabilidad.

Tenemos la autoridad en el nombre de Jesús, así que es NUESTRA responsabilidad lidiar con el ladrón.  Es nuestro trabajo, ¡no del Señor!  Dios nunca le roba a nadie, pero a menudo es culpado de ello.

 

Nuestro tiempo aquí en la tierra es para ser usado por nosotros no solo para difundir el evangelio, sino que también es un tiempo para que aprendamos a reinar con Cristo como Sus coherederos.  ¡Es nuestra responsabilidad reinar sobre el reino de Satanás en nuestras vidas aquí en la tierra!  Es nuestra responsabilidad mandarle al ladrón a que nos devuelva lo que nos ha robado.  El Señor no nos robó: Satanás lo hizo.  El pueblo de Dios pasa el tiempo clamando a Dios, pidiéndole que les devuelva lo que ha sido robado, cuando es su propia responsabilidad tomar autoridad sobre el ladrón en el nombre de Jesús y forzarlo a que devuelva lo que ha robado – en algunos casos, ¡aún siete veces!  ¿Cómo hacemos esto?  Tenemos que hablar en voz alta, porque así es como interactuamos con el mundo espiritual – a través de la palabra hablada.

 

Miremos a este principio más profundamente.  Para hacerlo, necesitamos empezar desde el principio, de regreso a Génesis en el tiempo de la creación.

 

26     “Entonces dijo Dios: «Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y tenga potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y las bestias, sobre toda la tierra y sobre todo animal que se arrastra sobre la tierra».


27 Y creó Dios al hombre a su imagen,   a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

28 Los bendijo Dios y les dijo: «Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sometedla; ejerced potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y todas las bestias que se mueven sobre la tierra ».’”    Génesis 1:26-28

 

Como ya sabemos, Adán y Eva pecaron y por ello dieron dominio sobre ellos a Satanás.  Pero Dios no se dio por vencido en la humanidad.  En lugar de ello, aún cuando habló juicio sobre Adán y Eva, también dio la promesa de un Mesías que un día vendría y reestablecería el dominio del hombre sobre Satanás. (Génesis 3:14-16)  Más tarde, Dios levanto a gente escogida a través de quienes Él envió al Mesías, Jesucristo.

Este pueblo, los descendientes de Abraham, recibieron promesas, de parte de Dios de que si lo obedecían, se les daría dominio sobre Satanás y la tierra.  Al final, Dios los guió a la tierra prometida de Canaán y les dio posesión de ella.

David resumió la autoridad dada por Dios como sigue:

 

“digo: «¿Qué es el hombre para que tengas de él memoria,
y el hijo del hombre para que lo visites?»


Lo has hecho poco menor que los ángeles
y lo coronaste de gloria y de honra.


Lo hiciste señorear sobre las obras de tus manos;
todo lo pusiste debajo de sus pies.”   Salmos 8:4-6

 

Satanás y todos los demonios fueron creados por Dios.  Son parte de “la obra de Sus manos.”  Por lo tanto hemos de tener dominio sobre ellos.

 

Cuando el tiempo se cumplió, Jesucristo vino a la tierra.  A Jesús se le refiere como al segundo o último Adán en Corintios 15:45-49.  Esto es porque fue el segundo hombre sin pecado que caminó en la tierra.  Recuerde, Adán no tenía pecado antes de la caída.  Caminó por la tierra por un período de tiempo sin pecado, luego cayó.

¡Jesús nunca cayó!  Él fue completamente sin pecado.  Fue a la cruz a pagar el precio de nuestro pecado y ganar la Victoria final sobre Satanás por nosotros.  Después de su muerte y resurrección, Jesús les dijo a Sus discípulos:

 

“Jesús se acercó y les habló diciendo: «Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.”  Mateo 28:18

 

¡Aleluya!  Lo que el hombre nunca pudo hacer, Dios lo hizo por nosotros.  Jesucristo tomó control otra vez de aquello que se había perdido en el jardín del Edén.  A la vez, nos dio entonces autoridad en Su nombre.  Mire lo que Jesús dijo en los siguientes versículos:

“Os doy potestad de pisotear serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.     20 Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.”    Lucas 10:19-20

 

“Estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios…”   Marcos 16:17

 

Es claro que Satanás y los demonios están sujetos a nosotros a través del nombre de Jesucristo.  Sin embargo, esto no es todo.  Dios nos ha dado mucho más.  Literalmente, ¡somos coherederos con Jesús!  Fuimos designados para reinar.

 

“El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.”  Romanos 8:16-17

 

¿Cómo somos glorificados con Cristo?  Esta es una maravilla y un misterio, el plan que Dios ha tenido desde el principio.  Pablo nos los explica aún más:

   “A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las insondables riquezas de Cristo,

     y de aclarar a todos cuál sea el plan del misterio escondido desde los siglos en Dios, el creador de todas las cosas,

     para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales.” Efesios 3:8-10

 

Por favor note que la sabiduría de Dios y Su plan eterno es ser dado a conocer al reino de Satanás a través de nosotros, la iglesia.  ¿Cuál es este plan exactamente?  Es que nosotros, los siervos de Jesucristo, lleguemos a ser no solo sirvientes, sino también coherederos con Cristo.  ¡Somos realeza!

 

Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.”  1 Pedro 2:9

 

 Palabra fiel es esta:  Si somos muertos con él, también viviremos con él;
si sufrimos, también reinaremos con él;    si lo negamos, él también nos negará. 

2 Timoteo 2:11-12

 

“  . . . Al que nos ama, nos ha lavado de nuestros pecados con su sangre    y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre, a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.”   Apocalipsis 1:5-6

 

“En su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: Rey de reyes y Señor de señores.”  Apocalipsis 19:16

 

¿Quiénes son los reyes y señores?   ¡NOSOTROS”  En Cristo Jesús, hemos sido hechos reyes en el reino de Dios.  Dios ha escogido impartirnos la victoria que Jesús ganó en la cruz.  ¿Qué hace un rey?  Reina.  La escritura es clara que el propósito de un gobierno establecido por Dios es controlar el mal.  Ese es el propósito de un rey.  Mire la siguiente escritura:

 

“Sométase toda persona a las autoridades superiores, porque no hay autoridad que no provenga de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.

    2 De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos.

    3 Los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno y serás alabado por ella.”   Romanos 13:1-3

¡Un rey es un rey muy pobre si no puede controlar al ladrón de su tierra! Por esto es que Jesús le dijo a sus discípulos y a nosotros de que nos daba todo poder sobre el enemigo a través de Su nombre.  Somos parte de Cristo, Su cuerpo.

Jesucristo es la cabeza, y nosotros formamos el resto del cuerpo (1 Corintios 12:12-31)  Como cabeza, Jesús da a Su cuerpo  la autoridad en Su nombre de gobernar sobre Satanás y su reino.

Por tanto, es nuestra responsabilidad tomar esa autoridad y lidiar con el ladrón.  Estamos en entrenamiento aquí en la tierra para ser reyes y gobernantes.  Si no gobernamos sobre el ladrón, entonces no somos reyes.

 

Un Ejemplo De Una Experiencia Con El Ladrón

 

El mayor problema con este ladrón invisible es reconocer exactamente cuando nos está robando.  Por eso es que en la escritura en proverbios dice, “cuando es sorprendido…”

 

Es nuestro trabajo estar conectados al Señor, orando diariamente, pidiéndole as Espíritu Santo que nos alerte de cualquier actividad del ladrón en nuestra vida.  Sólo el Espíritu Santo nos puede mostrar cuando el ladrón nos está robando.  Muchas veces, si caminamos cerca con el Señor, nos mostrará que nos está robando en el acto mismo.  A veces lo descubriremos más tarde.  Déjeme darle un ejemplo de nuestras propias vidas.

 

Aquellos de ustedes que han leído nuestros libros saben que mi esposo, Daniel, vino al conocimiento del Señor a través del martirio de su primera esposa, Kai.  Hasta este día, él solo tiene dos cosas en su posesión que le pertenecían a  Kai.  Una es su Biblia, y la otra es un reloj que ella le regaló para su cumpleaños.  Sin necesidad de decirlo, ambas cosas son muy queridas por el.

 

Un día, teníamos unos visitantes y nos vestimos y salimos a cenar.  Daniel usó su mejor reloj, el que Kai le había regalado.  Cuando regresamos a la casa, al llegar al estacionamiento, para nuestra tristeza nos dimos cuenta de que unos jóvenes locales habían cortado nuestra cerca de púas para montar sus four-wheelers (vehículo de juego de cuatro ruedas) en nuestro pasto.

Todo nuestro ganado se había escapado por el gran agujero en la cerca.  Desafortunadamente teníamos un número de becerros recién nacidos, y sabíamos que teníamos que reunirlos con sus madres rápidamente o morirían.  Estaban dispersados por todas las montañas de alrededor en sus densos bosques.  La oscuridad cayó según nos dividimos para buscar al ganado y rodearlos para traerlos de regreso al paso.  Nos llevó toda la noche completar esta tarea. Estábamos totalmente exhaustos para cuando todo el ganado estaba de regreso en el pasto y habíamos terminado de reparar la cerca.  El amanecer estaba empezando cuando caminamos de regreso a  casa.

 

Al llegar a la casa, para su horror, Daniel descubrió que en algún lugar en el lado de las montañas, en la densidad del bosque, su reloj se había destrabado y se había caído de su muñeca.  Sin duda alguna se había prendido a alguna de las viñas de bayas. ¡Estaba tan desalentado por la pérdida de ese reloj!

¡Pero yo estaba enojada!  Instantáneamente el Señor me mostró que Satanás había robado su reloj.  Fueron los demonios del reino de Satanás los que habían influenciado a esos muchachos a que cortaran nuestra cerca.  Habían estado causando  todo tipo de problemas en los ranchos de  alrededor en las semanas anteriores antes de que decidieran causarnos problemas.  ¡La pérdida del reloj de Daniel no era solo un accidente!  ¡El ladrón lo había robado!  Inmediatamente, salí para poder estar sola, y le empecé a gritar al ladrón.

 

“Satanás, ¡¡¡en el nombre de Jesús tomo autoridad sobre ti y todos tus repugnantes demonios!!!  En el nombre de Jesucristo te mandó a que envíes a tus demonios a ese bosque y encuentren el reloj de Daniel.  ¡Tú eres el que ha estado motivando a esos muchachos a todo tipo de vandalismo! ¡¡¡ REGRESARÁS EL RELOJ DE DANIEL HOY!!!  ¡En el nombre de Jesús te ordeno que lo hagas!”

 

Durante los próximos tres días, en cada momento libre que tuviera, le gritaba a Satanás y a sus demonios, ordenándoles que regresaran el reloj de Daniel.  Recuerdo que el segundo día Daniel salió y me pregunto qué estaba haciendo.  Cuando le dije, me respondió, “Oh Rebecca, eso es imposible, el reloj ya no está y no hay nada que podamos hacer al respecto.”  Pero yo no me daba por vencida.  ¡Estaba determinada a que el ladrón se doblaría a la autoridad que yo tenía en el nombre de Jesús!

 

Ahora, cuando regresamos a la casa el primer día, Daniel se quitó las botas y las dejó en la sala al lado de su silla.  Más tarde ese día las recogí y las puse en su closet.  YO SÉ que no había nada dentro de las botas.  De hecho, nuestra visitante las había apartado del camino antes de que yo las pusiera en el closet y sabe sin ninguna duda que no había nada en esas botas.

 

Al final del tercer día, Daniel fue a ponerse sus botas, y ahí, en el dedo pulgar de una de ellas ¡estaba su reloj!  ¡Alabado sea Dios!  El ladrón tuvo que obedecer a la autoridad que yo tenía en el nombre de Jesús.  No sé donde esos demonios encontraron el reloj finalmente, ¡pero lo encontraron y lo regresaron a nuestra casa!

 

Obviamente, en este caso no tenía necesidad de mandarles que lo devolvieran siete  veces, ya que sólo necesitábamos un reloj devuelto.  Pero cuando Satanás le roba, usted puede, en ocasiones según el Señor le guíe, mandarle a que le devuelva siete veces lo que le ha robado.

 

¿Cómo sabe si Satanás le está robando?  Solo cuando el Señor le muestra que lo ha hecho.  Recuerde, este ladrón es invisible así que no lo podemos ver, sólo el Señor lo puede ver. 

Estamos completamente dependientes en el Espíritu Santo para que nos diga.  Pero si no estamos alerta a la posibilidad de que el ladrón puede trabajar en nuestras vidas, nos perderemos la guía del Señor cuando el ladrón nos robe.  Por esto es muy importante que desarrollemos y mantengamos una relación con el Señor para que nos pueda hablar cuando sea necesario.

 

PERO, hay ocasiones en las que nosotros nos equivocamos.  Cuando actuamos erróneamente, entonces le damos al ladrón el derecho legal de robarnos.  Le podemos ordenar todo el día que nos deje de robar y que nos devuelva algo y el no tendrá que obedecernos.  Para un estudio más profundo acerca de esto, vea nuestro libro Maldiciones sin Quebrantar, Capítulo 8.

 

Les urjo, hermanos y hermanas, siempre recuerde que nuestra batalla no es contra carne ni sangre.

Es contra un reino invisible que es muy real, y que puede alcanzar nuestras vidas y afectar todo lo que hacemos y todo lo que tenemos.  Somos completamente dependientes de que nuestro Señor nos revele las obras del enemigo en nuestras vidas.  Estemos alertas y continuamente en comunión con el Señor para que nuestro capitán nos guíe a lidiar exitosamente  con en ladrón en nuestras vidas.

 

Anuncios

6 comentarios en “Atrapando al Ladrón Invisible

  1. Hermanos por favor Ayudamen a
    Prender sacar demonio en el nombre de Jesus, Sanar e estado estudiando por interne como hago con que autoridad y como debo decir. para sanar y sacar demonios.

  2. CRUCIFICADO CON CRISTO

    GÁLATAS 2:20-21. CON CISTO ESTOY JUSTAMENTE CRUCIFICADO, Y YA NO VIVO YO, MAS VIVE CRISTO EN MI; Y LO QUE AHORA VIVO EN LA CARNE, LO VIVO EN LA FE DEL HIJO DE DIOS EL CUÁL ME AMÓ Y SE ENTREGÓ ASÍ MISMO POR MI NO DESECHO LA GRACIA DE DIOS; PUES SI POR LA LEY FUESE LA JUSTICIA, ENTONCES POR DEMÁS MURIÓ CRISTO.

    La frase de Gálatas 2:20, “con Cristo estoy justamente crucificado´´ es lo que ha motivado este estudio. Cabe la pregunta: ¿que quiso decir el apóstol Pablo con estas palabras?

    El apóstol Pablo supo aclarar esta verdad teológica que los otros apóstolos que hasta la fecha no habia comprendido de todo HECHOS 21:20-21.

    El apóstol Pedro recibió una visión de Dios en Jope que entre otras cosas le dirigio ir a Cesarea a la casa de Cornelio, un gentil. Alli el predico , presencia el derramamiento del Espíritu Santo y bautiza a los gentiles en agua, la visión y los acontecimientos l sorprendieron a Pedro esta visión introdujo a Pedro a una experiencia que tuvo por efecto el sacudimiento del pueblo judío y tuvo grandisimo implicaciones para la Iglesia cristiana naciente.

    En antioquía Pedro dispuso no seguir en obediencia a la visión y se volvió a unir con los judíos visitantes de Jerusalen en participar a las costumbres Mosaicas (GÁLATAS 2:12-23)

    Pablo enfrentó este error a los judíos y reprendío la hipocrecía de Pedro diciendo, “¿por que obligas a los gentiles a judaizar?´´ (GÁLATAS 2:14)

    ¡Que tremenda sorpresa causo esta declaracion de Pablo para los judíos que creían que para ser salvos los gentiles tendria que cumplir con la ley de Moisés además de aceptar a Cristo! (HECHOS 15;5)

    La declaración de Pablo, ju tamente con la visión que habia recibido Pedro, establece que la salvación es por la fe en la crucifixión de Cristo, sin ninguna obediencia a la ley de Moisés o confianza en las obras (ROMANOS 1:17)

    La crucifixión tendria que ser mas que un hecho historico; tendria que convertirse, por la fe, en una conviccion y una experiencia personal del creyente para que se efectuara la salvación (GÁLATAS 2:20; JUAN 3:14-16)

    Considere el creyente, que como pecador, es culpable de muerte, pero que Cristo tomó su lugar en la cruz y asi es salvo por su fe en El (ROMANOS 5:8)

    Cristo fue crucificado para la salvación del pecador, según el plan eterno de Dios, pero cada individuo tiene que aceptar a Cristo por la fe en una desición voluntaria y personal (HECHOS 2:23)

    Analice, por una las frases de Gálatas 2:20 con el fin de aplicarlas diariamente a su propia vida y conducta (ROMANOS 6:22)

    Gocemonos en la nueva vida que tenemos por nuestra relación con el Cristo crucificado y resucitado. Dice el apóstol Pablo, “pero este de mi gloriarme sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mi y yo al mundo´´ (GÁLATAS 6:14)

    LA CRUCIFIXION EN EL PLAN DIVINO.

    Abel Reyes Téllez. Historiador Teologo Cristiano.
    Presidente Nacional del Partido Social Cristiano Nicaraguense PSC.

    Tele fax: (505) 2493460

    Direccion: Texaco Xolotlan 2c al oeste 1 1/2 al norte Loma de Chico Pelón Managua Nicaragua.

    E-mail: pscnicaragua@hotmail.com

  3. CRUCIFICADO CON CRISTO

    GÁLATAS 2:20-21. CON CISTO ESTOY JUSTAMENTE CRUCIFICADO, Y YA NO VIVO YO, MAS VIVE CRISTO EN MI; Y LO QUE AHORA VIVO EN LA CARNE, LO VIVO EN LA FE DEL HIJO DE DIOS EL CUÁL ME AMÓ Y SE ENTREGÓ ASÍ MISMO POR MI NO DESECHO LA GRACIA DE DIOS; PUES SI POR LA LEY FUESE LA JUSTICIA, ENTONCES POR DEMÁS MURIÓ CRISTO.

    La frase de Gálatas 2:20, “con Cristo estoy justamente crucificado´´ es lo que ha motivado este estudio. Cabe la pregunta: ¿que quiso decir el apóstol Pablo con estas palabras?

    El apóstol Pablo supo aclarar esta verdad teológica que los otros apóstolos que hasta la fecha no habia comprendido de todo HECHOS 21:20-21.

    El apóstol Pedro recibió una visión de Dios en Jope que entre otras cosas le dirigio ir a Cesarea a la casa de Cornelio, un gentil. Alli el predico , presencia el derramamiento del Espíritu Santo y bautiza a los gentiles en agua, la visión y los acontecimientos l sorprendieron a Pedro esta visión introdujo a Pedro a una experiencia que tuvo por efecto el sacudimiento del pueblo judío y tuvo grandisimo implicaciones para la Iglesia cristiana naciente.

    En antioquía Pedro dispuso no seguir en obediencia a la visión y se volvió a unir con los judíos visitantes de Jerusalen en participar a las costumbres Mosaicas (GÁLATAS 2:12-23)

    Pablo enfrentó este error a los judíos y reprendío la hipocrecía de Pedro diciendo, “¿por que obligas a los gentiles a judaizar?´´ (GÁLATAS 2:14)

    ¡Que tremenda sorpresa causo esta declaracion de Pablo para los judíos que creían que para ser salvos los gentiles tendria que cumplir con la ley de Moisés además de aceptar a Cristo! (HECHOS 15;5)

    La declaración de Pablo, ju tamente con la visión que habia recibido Pedro, establece que la salvación es por la fe en la crucifixión de Cristo, sin ninguna obediencia a la ley de Moisés o confianza en las obras (ROMANOS 1:17)

    La crucifixión tendria que ser mas que un hecho historico; tendria que convertirse, por la fe, en una conviccion y una experiencia personal del creyente para que se efectuara la salvación (GÁLATAS 2:20; JUAN 3:14-16)

    Considere el creyente, que como pecador, es culpable de muerte, pero que Cristo tomó su lugar en la cruz y asi es salvo por su fe en El (ROMANOS 5:8)

    Cristo fue crucificado para la salvación del pecador, según el plan eterno de Dios, pero cada individuo tiene que aceptar a Cristo por la fe en una desición voluntaria y personal (HECHOS 2:23)

    Analice, por una las frases de Gálatas 2:20 con el fin de aplicarlas diariamente a su propia vida y conducta (ROMANOS 6:22)

    Gocemonos en la nueva vida que tenemos por nuestra relación con el Cristo crucificado y resucitado. Dice el apóstol Pablo, “pero este de mi gloriarme sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mi y yo al mundo´´ (GÁLATAS 6:14)

    LA CRUCIFIXION EN EL PLAN DIVINO.

    Abel Reyes Téllez. Historiador Teologo Cristiano.
    Presidente Nacional del Partido Social Cristiano Nicaraguense PSC.

    Tele fax: (505) 2493460

    Movil:8827758

    Direccion: Texaco Xolotlan 2c al oeste 1 1/2 al norte Loma de Chico Pelón Managua Nicaragua.

    E-mail: pscnicaragua@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s