El Señorío de Cristo y Nuestra Santificación

Hey Sacerdotes,

Dios les bendiga, por fin tengo internet, después de varios días sin poder tener conexión al internet,  hoy pude volver a escribirles.

Aquí les va,

esta tarde, después de que un hermano Evangelista llegara mi casa, (Carlos Gill), y pedirme que le facilitara  cierta información acerca del tema del señorío de Cristo,  y comenzar a leer sobre esto, pude encontrar un escrito que está muy interesante.

Hay muchos cristianos que tienen en su mente un concepto erróneo de  la Gracia de Dios, y es que debido a que la gracia es un favor inmerecido todos nosotros seremos esclavos del pecado hasta que Cristo venga, y que definitivamente vamos a mantenernos pecando, esto lo sacan claro esta del pasaje bíblico fuera de contexto del apóstol Pablo,

Rom 7:23  pero me doy cuenta de que en los miembros de mi cuerpo hay otra ley,  que es la ley del pecado.  Esta ley lucha contra la ley de mi mente,  y me tiene cautivo.
Rom 7:24  ¡Soy un pobre miserable!  ¿Quién me librará de este cuerpo mortal?
Rom 7:25  ¡Gracias a Dios por medio de Jesucristo nuestro Señor!  En conclusión,  con la mente yo mismo me someto a la ley de Dios,  pero mi naturaleza pecaminosa está sujeta a la ley del pecado.

Ojo:

Este pasaje bíblico no concluye en el cap. 7, sino en el cap. 8, veamos:

Rom 8:1-8 

Por lo tanto,  ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús,* pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me* ha liberado de la ley del pecado y de la muerte.

En efecto,  la ley no pudo liberarnos porque la naturaleza pecaminosa anuló su poder;  por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores,* para que se ofreciera en sacrificio por el pecado.  Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana,

a fin de que las justas demandas de la ley se cumplieran en nosotros,  que no vivimos según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu.

Los que viven conforme a la naturaleza pecaminosa fijan la mente en los deseos de tal naturaleza;  en cambio,  los que viven conforme al Espíritu fijan la mente en los deseos del Espíritu.

La mentalidad pecaminosa es muerte,  mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz. La mentalidad pecaminosa es enemiga de Dios,  pues no se somete a la ley de Dios,  ni es capaz de hacerlo.Los que viven según la naturaleza pecaminosa no pueden agradar a Dios.

Realmente la gracia de Dios va mucho mas allá de lo que nuestra mente muchas veces carnal puede entender,  yo he definido la gracia, como la influencia de Dios en nuestras vidas para hacer lo que a él le agrada, la gracia no baja  a Dios hacia el hombre, al contrario, la gracia sube al hombre hacia Dios.

El  Artículo que presento aquí es muy interesante,  pues habla de que el problema de los cristiano radica generalmente en su voluntad no rendida a Jesús, por lo tanto, el Señorío de Cristo no ha sido real en muchos cristianos.

Para leer el artículo, 

Anuncios

4 comentarios en “El Señorío de Cristo y Nuestra Santificación

  1. Saludos hermano.

    En efecto, tenemos muchas doctrinas de hombre en nuestra cabeza, que impide que fluya el Espíritu Santo y nos colme de bendiciones, tanto espirituales como intelectuales (para entender las Sagradas Escrituras)

    Aunque debemos reconocer que no hay justo ni aún uno, nuestro Señor Jesucristo nos libra de las cadenas del pecado cuando a Él acudimos.

    Bendiciones mi hermano, desde Ecuador:

    Carlos Julio

  2. Dios te bendiga.

    La gracia de Dios es participar de las cosas de arriba, por gracia somos salvos, es la predestinación para hacer toda buena obra, quien esta lleno de gracia, todas sus obras son agradables a Dios.

    Quienes dicen “soy salvo por fe y es por gracia, no por obras”, basandose en el texto de Efesios, debe reconocer que despues el texto dice; “somos hechura suya, predestinados para toda buena obra”, si tu no estas predestinado para hacer buenas obras, lo mas seguro es que no seas salvo. jejeje.

    saludos.

  3. CON CRISTO VAMOS A LA VIDA ETERNA.

    Ya que irremediablemente el pago de pecado es la muerte, en su grande amor para con nosotros, Dios consideró a su propio Hijo digno de la muerte que nosotros merecíamos, y el murió en nuestro lugar.

    “Cristo murió por nuestros pecados´´ ( I Corintios 15:3 )

    “Quien llevó el mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero´´ ( I Pedro 2:24 )

    “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros´´ ( Isaías 53:6 )

    “Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree, no se pierda, mas tenga vida eterna´´ ( Juan 3:16 )

    Dios tiene que ser justo al tratar con el pecado. Ha dicho lo que infaliblemente hará con él. Pero Dios encontró en Cristo una manera de perdonarlos el catigo merecido. Puso a Cristo en nuestro lugar e hizo que El sufriera por nosotros.

    Dios considera a la muerte de Cristo, pues, como si fuera nuestra propia muerte. Jesús nos dio vida y la puso a nuestro alcance. Y asi nosotros podemos tener vida-Su vida-en lugar de la muerte.

    !Que maravillosa oferta! Si Dios se complace en dejar las cosas asi, ¿ por que hemos de protestar ? De esa manera todo queda bien resuelto, si nosotros tan solo estamos dispuestos a aceptar a Cristo como nuestro Salvador.

    Abel Reyes Téllez. Presidente Nacional del Partido Social Cristiano Nicaraguense PSC

    Tele fax: (505) 249-3460

    Dirección: Texaco Xolotlan 2c al oeste 1 1/2 al norte Loma de Chico Pelón. Managua Nicaragua

    E-mail: pscnicaragua@hotmail.com

  4. CON CRISTO VAMOS A LA VIDA ETERNA.

    Ya que irremediablemente el pago de pecado es la muerte, en su grande amor para con nosotros, Dios consideró a su propio Hijo digno de la muerte que nosotros merecíamos, y el murió en nuestro lugar.

    “Cristo murió por nuestros pecados´´ ( I Corintios 15:3 )

    “Quien llevó el mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero´´ ( I Pedro 2:24 )

    “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros´´ ( Isaías 53:6 )

    “Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree, no se pierda, mas tenga vida eterna´´ ( Juan 3:16 )

    Dios tiene que ser justo al tratar con el pecado. Ha dicho lo que infaliblemente hará con él. Pero Dios encontró en Cristo una manera de perdonarlos el catigo merecido. Puso a Cristo en nuestro lugar e hizo que El sufriera por nosotros.

    Dios considera a la muerte de Cristo, pues, como si fuera nuestra propia muerte. Jesús nos dio vida y la puso a nuestro alcance. Y asi nosotros podemos tener vida-Su vida-en lugar de la muerte.

    !Que maravillosa oferta! Si Dios se complace en dejar las cosas asi, ¿ por que hemos de protestar ? De esa manera todo queda bien resuelto, si nosotros tan solo estamos dispuestos a aceptar a Cristo como nuestro Salvador.

    Abel Reyes Téllez. Presidente Nacional del Partido Social Cristiano Nicaraguense PSC

    Tele fax: (505) 249-3460

    Movil: 8827758

    Dirección: Texaco Xolotlan 2c al oeste 1 1/2 al norte Loma de Chico Pelón. Managua Nicaragua

    E-mail: pscnicaragua@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s