Una Promesa a Dios, a raíz de una aflicción.

 y le hizo esta promesa: “Señor todopoderoso: Si te dignas contemplar la aflicción de esta sierva tuya,
y te acuerdas de mí y me concedes un hijo,
yo lo dedicaré toda su vida a tu servicio,
y en señal de esa dedicación no se le cortará el pelo.

 1Sa 1:11 

 

 

Cuando vi esta oración, realmente quede sorprendida, debido a que la protagonista de ella fue una mujer que estaba en un mar de aflicción porque Jehová no le permitía concebir!

 

Cuantas mujeres como Ana hemos experimentado esterilidad en alguna área de nuestra vida, la esterilidad no es más que la incapacidad de concebir,  y esto indudablemente produce en la mujer sentimientos frustrados, preguntas inquietantes a si mismas, como que hay de mal en mi? frustración, envidias, autorechazo, sentimientos de menosprecios, etc….

 

La falta de concepción en nosotras trae muchos sentimientos y emociones de mucho dolor ya que unos de los propósitos principales de la mujer es este, permitir que en su hermoso vientre luego de consumarse ese acto de intimidad alojar en su vientre el hermoso fruto del amor, un hijo! , y allí verlo poco a poco crecer hasta desarrollarse y llegar a le etapa final de la concepción, que es el alumbramiento!.

Ana fue una mujer que experimentó muchos años de esterilidad, y una constante tristeza a raíz de ello,  pero al leer esta historia más detenidamente, Dios susurró una hermosa pregunta a mi interior, ¿Hija cual era el propósito escondido detrás de la aparente esterilidad de Ana? Y fue como si un rio de información poderosa comenzara a saltar en mi interior, eran ríos de agua viva (palabra viva) que comenzaba a llevarme a un nuevo nivel de conocimiento de Dios por medio de la vida de esta hermosa y sufrida mujer.

 En ese momento pude darme cuenta de otro panorama muy ajeno “Aparentemente a Ana” la situación que había  en Israel, un sacerdocio carnal, en donde la palabra de Dios escaseaba, veamos las escrituras,

 

 

El joven Samuel ministraba a Jehová en presencia de Elí;
 y la palabra de Jehová escaseaba en aquellos días; 
no había visión con frecuencia.

Y aconteció un día,  que estando Elí acostado en su aposento, 
cuando sus ojos comenzaban a oscurecerse de modo que no podía ver,

 

1Sa 3:1-2

 

Puede usted ver el panorama de un pueblo en donde la palabra de Dios era  escasa? Si esta es la guía para una nación y falta, puede imaginarse tal desenfreno? El proverbista lo dijo en la siguiente forma,

Donde no hay visión, el pueblo se desenfrena,

 pero bienaventurado es el que guarda la ley.

Pro 29:18 

 

El pueblo estaba en un desenfreno a causa de la falta de la palabra de Dios,  y el sacerdote que era encargado de hablar de parte de Dios no podía ver;  Dios necesitaba sustituir el sacerdocio,  y así  hacer volver su palabra al pueblo, de forma que este volviera a los caminos del Señor, necesitaba formar un sacerdote que realmente amara y conociera a Dios,  pero en donde estaba ese sacerdote? Estaba justo detrás del propósito escondido en la esterilidad de Ana!,  me está entendiendo? por cierto, volvamos a Ana.

 

Ana había experimentado año tras años el menosprecio, la molestia,  y la tristeza  no sólo por su propia esterilidad, sino por  la burla de  aquella que aparentemente tenía lo que ella necesitaba, Penina,  la otra esposa del esposo de Ana, sí había concebido, sí tenía una aparente causa para adorar,  pero  en vez de tener misericordia por el dolor ajeno, su corazón se había vuelvo burlador;,  ella no era la opción de Dios por causa de su corazón, concibió antes de ser quebrantada,  pudo tener su hijo, pero el vientre de ella no era conforme a la necesidad de Dios,  pero Ana, había pasado por el proceso para la concepción del propósito de Dios, y se enfrentó a varias cosas, 

 

 El proceso de la Concepción.

1.        Darse cuenta de su propia Esterilidad!

 

Ni es  fácil identificar las cosas que  hay en nuestro interior que no es tan bien,  y reconocerlas es mucho mas difícil todavía  Ana pudo tener una falsa esperanza y pensar que realmente no era estéril, sino que, por las “circunstancias” no había podido concebir, pero no, ella supo que algo malo había en su interior, y esta realidad la puso en el camino del  propósito de Dios. 

 

A muchos de nosotros probablemente se nos haga difícil identificar esas cosas, muchos pueden estar lidiando con falta de integridad,  carácter pusilánime, hoy dice una cosa, y mañana dice otra, o con caracteres autoritarios,  falta de disposición, o con un exceso de interés en ellos mismos sin preocuparse por lo demás;, o con todo lo que dice Col. 3,  pienso que si usted está leyendo esto, puede, si desea, tome unos minutos y  deje que el Espíritu Santo le escudriñe para  identificar las cosas que no están bien en usted, escríbalas en su corazón, para que sepa luego por qué exactamente orar!;  e que una de las cosas mas difícil para mi ha sido someterme al escrutinio del Espíritu Santo y permitirle que realmente me diga lo que está mal. Muchas veces este escrutinio duele mucho, porque cuando comenzamos a ver lo que el Espíritu Santo está viendo pues puede producir vergüenza, dolor, falta de fuerza para cambiar, desanimo, desilusión, y cosas como esta,  pero también otras veces  no aceptamos el problema y comenzamos a buscar en otros, hasta podemos culpar a otros por nuestra forma de actuar.  Se imagina?

 

 

El Corazón es engañoso, y debe ser visto desde la perspectiva de la palabra de Dios, ahí podremos encontrar exactamente lo que necesitamos ver para ser confrontados., el salmista le pedía a Dios, no sólo que se lo mostrara, sino que le diera la prueba de cómo era su propio corazón,  así no habría sorpresas, pues la prueba de nuestros actos dicen lo que realmente tenemos por dentro.  Nuestros frutos hablan,  la falta de ellos también!

 

¿ Que fruto está saliendo de usted? O simplemente no esta saliendo el fruto adecuado?

 

Examíname,  oh Dios,  y conoce mi corazón;

 Pruébame y conoce mis pensamientos;

Y ve si hay en mí camino de perversidad,

 Y guíame en el camino eterno.

Psa 139:23-24

¿Quién podrá entender sus propios errores?

 Líbrame de los que me son ocultos.

Psa 19:12  

 

 

Cuando enfrentamos la realidad de las cosas que están mal en nuestro interior entonces pasamos al nivel en donde comienza  la concepción del propósito de Dios en nuestras vidas.

 

En otra entrega voy a estar publicando la segunda parte del Proceso de la Concepcion! esto es parte de una conferencia que estoy preparando.

 

Con Amor,

Kenia de Mir
Ministerio Mujeres Edificando Naciones,
SacerdocioReal.

Keniademir@yahoo.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s