Huellas de amor

En mi caminar cristiano, han habido muchos acontecimientos que  han hecho que mi fe mengue por momentos, y aun mis he sentido que mis fuerzas me han faltado para seguir avanzando.

Momentos de dolor,  de impotencia, rabia, frustración,  que son inexplicable hasta para mi propio corazón, llegándome a hacer creer que estaba sola; pensando en esto es que, definitivamente puedo decir que en todos y cada uno de esos caminos recorridos, nunca, pero nunca, tal soledad existió.

Perdóname Senor, es que no alcanzaba a ver tus huellas!

El camino hacia el conocimiento de mi Señor, va mucho más allá a información, pues es una estrecha conexión con aquel que no sólo me ha formado, sino que,  ha hecho que mi respiración al día de hoy pueda mantenerse. 

Cada tiempo y cada acontecimiento hizo que sus huellas pudieran alcanzar a tener nombres en mi interior,  hay huellas de amor, de misericordia, de pasión, de ternuras, de correcciones,  huellas de silencio, en donde casi se pierden, pero luego aparecen con tanta claridad que los ojos del espíritu alcanzaron a verlas sin lugar a duda.

Hoy detengo en medio del ajetreo del día, mis pies cansados y mi corazón silente, para escribirle a aquel que ha dejado sus huellas en cada espacio de mí ser  justo en medio de aquellos momentos.

Mi señor se ha encargado de que en cada momento, circunstancia, y acontecimiento sus huellas quedaran plasmadas dentro de mí ser, y hoy en un suave susurro me hizo escuchar: mis huellas están ahí.

Mi señor, gracias por nunca cansarte en mi cansancio, por nunca callarte en mi silencio, por nunca apartarme en mi lejanía, por nunca dejar de ser, cuando yo no alcanzaba a ser nada.

Mi señor, mi mayor y mas deseo ardiente es estrecharme contigo hasta ser una contigo., es dejarle a mi corazón la enorme encomienda de que el conocimiento tuyo sea su más alta aspiración, y el servirte, obedecerte y honrarte sea mi más alto sacrificio.

Por todo eso y por mas es que hoy hago un espacio en mi agenda para escribirte desde lo más profundo de mi ser, que las huellas que has dejado en mi, serán imposibles de borrar, porque no fueron hechas en caminos de arenas a donde el viento y  el mar las pueden borrar, sino que fueron hechas en lugares en donde el terreno era tan pedregoso que era imposible,  de allí caminar.

Sólo me resta por decirte, tus huellas fueron hechas en esos lugares oscuros de mi corazón, en donde al pisar marcabas con tu gracia cada  parte de ellas; Tus huellas de amor me han alcanzado!

A quien debo aprender amar cada dia, A JESUS el que ha hecho de sus huellas mi vida!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s