Perdón que libera, o perdón que restaura?

Mat 6:14-15 

Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, también vuestro Padre celestial os perdonará, pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras ofensas.

Mat 18:21-22 

Acercándose entonces Pedro, le dijo: Señor, ¿cuántas veces pecará mi hermano contra mí y lo perdonaré? ¿Hasta siete veces? Jesús le dice: No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.
(Versión La Biblia Textual)

Cuantas veces? 490 ???

Siempre me ha llamado la atención la manera en la cual Cristo pide, y otorga las cosas, pues muchas veces son muy diferentes a como nosotros los seres humanos pedimos, y aun otorgamos las cosas.

El perdón es uno de los temas más importante para la vida del hombre, y es tan así que cuando a Cristo le pidieron sus discípulos que les enseñara a orar, el perdón fue parte de esta oración diaria que debíamos hacer.

Por mucho tiempo he escuchado historias acerca del perdón que realmente han movido todo mi ser, pero y qué cuando esa historia del perdón debe ser escrita por mi? o qué si la próxima historia acerca del perdón debe ser escrita por ti?

Cuando pienso en el perdón, estoy obligada a mirar mi propia vida, y al mirar hacia atrás veo la cantidad de cosas que pueden ser afectada por las ofensas y el perdón; cuantas cosas puedes ganar, y cuantas puedes perder por no perdonar o no ser perdonada a la manea de Dios. y es por esto que en este momento me atrevo a escribir acerca de este tema, pues se por mi propia experiencia que otorgar y recibir el perdón a la manera de Cristo es muy diferente a otorgar y recibir el perdón a la manera de los hombres.

Para mirar el perdón a la manera de Jesus, debí atravesar un túnel muy oscuro hace un tiempo atrás, pues creo que es fácil sentirse perdonado cuando la ofensa no ha sido quizás grave, y muchos de nosotros al comenzar a vivir una vida cristiana, podemos caer en creer que porque no pecamos quizás “grandemente” no ofendemos a Dios “grandemente”, pero cuando hacemos algo que realmente te hace entender que ofendiste a Dios, te aseguro que la perspectiva del perdón puede cambiar en tu vida 360 grados, y por esto que quizás ahora entiendo este pasaje bíblico en una perspectiva diferente.:

Lucas 7:47 

Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama.

Siempre vi este pasaje en función a la cantidad del pecado cometido, pero hoy lo veo en función a la cantidad o medida de amor con que has podido amar y ser amado; me di a entender?

El amor de Dios para con nosotros es tal, que no importa lo que hayamos hecho , su perdón es incondicional; y así nos lo ha hecho saber.

Ha sido tanto su amor, que sin importar el pecado o la bajeza en la que hayamos caído, no sólo ha estado dispuesto a perdonar cada día lo que hicimos, sino que asombrosa y maravillosamente él no retira su amistad, comunión, ni relación con nosotros, y esto es por la inmensa capacidad que tiene de amarnos ; y aunque nosotros no tengamos la misma capacidad de amarlo a él en la medida que en verdad merece, El sigue siendo fiel, sigue siendo amigo, padre, y confiando en nosotros a pesar de que sabe que probablemente el próximo día, algo haremos y posiblemente le ofenderemos y le fallaremos igual o peor.

Esto me obligo a preguntarme, cuantas veces le hemos retirado la amistad, la confianza o el afecto a alguien que nos ha ofendido ? o cuantas veces nos hemos retirado y alejado de aquellos a quienes hemos ofendido? será porque hemos amado poco aunque nuestros labios dijeron amar mucho? la verdad es probada por nuestros hechos, más que por nuestras palabras.

….Perdón para liberar….

Al saber cómo creyentes que el perdón debe ser parte de nuestra vida, me temo que mayormente el perdón que otorgamos y nos otorgan es aquel que nos libera, ósea el que dice “si” de labios, pero que al final y muy lentamente retira muchas veces la amistad, la comunión, la relación, el respeto y la confianza,. Wao, en que peligro hemos caído, hoy llego a la conclusión que este perdón es sólo para aliviar nuestra conciencia de que hemos perdonados, más que para parecernos a Cristo y perdonar a la manera de Dios.

La verdad es que este tipo de perdón nos impide crecer en amor, por lo tanto nuestro corazón será expuesto a las consecuencias que este tipo de perdón acarrea: amar poco, hasta desligándonos de personas que Dios planificó estuviesen en nuestro camino y propósito; pero peor aun es, que cuando perdonamos así nuestra capacidad de amar se hace muy poca, por lo tanto el fruto del amor en nosotros será muy pobre. Dios ayúdanos!.

Quizás ahora podremos entender porque a nuestro alrededor vemos muchas personas con capacidad de profetizar, tener revelaciones, evangelizar, pero con poco amor, y es aquí el problema, es que creo firmemente que hemos sido diestro en otorgar el perdón que libera mas no el que restaura, por lo tanto el amor en nosotros ha sido poco. Es probable que ahora podamos comprender en mayor dimensión lo que significa:

1Co 13:2 

Y si tuviera profecía, y entendiera todos los misterios y toda la ciencia, y si tuviera toda la fe, de tal manera que removiera montañas, y no tuviera amor, nada soy. 

El mayor peligro de este tipo de perdón es que muchas veces el perdón del Padre hacia nosotros, va condicionado a la manera en la cual otorgamos este perdón, veamos

Mat 6:12 

y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores.

Cuando perdonamos a alguien para liberarlo simplemente le otorgamos el perdón de labios, pero el fruto no honra a Dios, por lo tanto vemos como le retiramos vuelvo y repito nuestra relación de amistad, de confianza, de afecto, y poco a poco le anulamos de nuestro entorno. Posiblemente porque la experiencia de la ofensa fue tan dolora que quizás no hemos quedado en la capacidad posiblemente de extender nuestra medida de amor, o lo que yo llamo “amar mucho” .

Hoy Jesus nos llama a extender nuestra medida de amor, ósea a amar mas, y al hacerlo seremos capaces no sólo de liberar a alguien mediante el perdón, sino que seremos capaces de crecer en la dimensión de amor, el cual nos hará diestros para restaurar cualquier relación de valor que hayamos tenido, la cual la ofensa y el dolor nos hayan querido robar.

Cuando perdonamos mucho, alcanzamos mayor medida de amor, y al hacerlo nuestro corazón experimentara el amor a la manara de Cristo., la palabra aborrecer viene del griego (G3404) significa miseo (aborrecido, odiado); detestar (perseguir); y por extensión: amar menos.

1Jn 3:14 

Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida porque amamos a los hermanos. El que no ama permanece en muerte. Todo el que aborrece a su hermano es homicida, y vosotros sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él. En esto conocemos el amor: en que El puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos. 

Cuando amamos menos, estamos aborreciendo, hasta el punto de llegar a ser homicida. Un homicida es aquel que mata a su hermano. Que quiere decir este pasaje? que nosotros sino extendemos nuestra medida de amor, podemos dar muerte aquel que necesita nuestro amor.

Oración:

Señor, ayúdame a entender de tal manera mi corazón que yo pueda convertirme en alguien que en verdad pueda amar mucho. N o me permitas otorgar el perdón a mis seres amados para liberarlo, sino que me ayudes a extender mi amor, no amando de palabras sino en hecho y en verdad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s