Te perdonaron a ti, y tu, ya perdonaste?

Mateo 18:35

Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.

Mateo 6:12 

12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.

Si puedo recordar este dia, día en que se recuerda la resurrección de nuestro Señor Jesus, lo quiero recordar como el día del perdón, pues un día como  hoy Jesus resucitó, justo porque realmente perdono, y fue perdonado; ninguno de sus pecados fue recordado por el Padre,  pero tampoco el recordó los pecados y los agravios que a El, se le hicieron, El simplemente amó, por lo tanto pudo pasar de muerte a vida.  Hay un pasaje que lo explica,

1 Juan 3:14Reina-Valera 1960 (RVR1960)

14 Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos.  El que no ama a su hermano, permanece en muerte.

El amor fue mostrado por el perdón de Jesus en la cruz.  y hoy quiero hacer una corta meditación en una persona especifica,  es el personaje de la parábola de los dos deudores, específicamente al que se le perdono mucho.

Este hombre, llama mi atención porque cuando se le llama para sacar la cuenta de su deuda, realmente el no tiene con que pagar todo lo que debía al rey.  Y muchas veces nosotros, estamos en situaciones similares. Si Dios nos llamara a cuenta a nosotros por las deudas que tenemos con El, no creo que pudiéramos jamas ponernos a cuenta.

El clamor del hombre, y la honestidad con la que dijo: te pagare, movió al rey a misericordia, y el resultado fue que lo liberaron, a El, a su esposa y a los Suyos, al final le  exoneraron la cuenta.

Pero algo interesante pasa justo cuando sale de la presencia del rey, y es que este hombre alcanza a ver a alguien que le debe a el una cantidad muy menor  y su actitud mueve a tristeza a algunos que estaban a su lado, pues en vez de el mostrar la misericordia que se tuvo con el,  el llevo a su deudor a la cárcel, y le hizo delante de todos pagar la deuda. Sin embargo, a el se le perdono, y se le exonero la suya.

Tres cosas de este hombre me llaman la atención:

  1. El tenia mas deudas
  2. Clamo, hasta que movio al rey a misericordia
  3. Cuando salió de la presencia, se le olvido lo había acontecido.

Esta es justa la actitud de muchos que no hoy día, a pesar de haber hecho muchísimas cosas malas, delante de Dios, y no tener con que pagarle a Dios su deuda, Dios movido a misericordia les ha perdonado, y ellos justo al salir de la presencia de Dios, observan con detenimiento a aquellos que le deben.

Quien te debe?  Alguien te tomó algo, y no te lo devolvió?

a alguien le diste tu confianza y te la defraudo, y se quedo con tu confianza?

Que te deben? te deben el tiempo que invertiste? te deben la confianza que le diste? que te deben, los mejores tiempos de tu vida?  Alguien te cogió tu honor, sin pedir permiso, y se lo llevó, y no te lo ha devuelto? tu dignidad fue ultrajada, y se la llevaron y no te la han devuelto? Si es duro, muy duro en verdad,  pero esas deudas, no justifican la actitud de aquel hombre que habiendo sido perdonado,  no fue capaz de liberar a aquellos que tenia que liberar.

Sabes que te quiero traer un día como hoy?

  • Cuando tenemos problemas para perdonar, muchas veces la raíz es que al salir de la presencia del Señor, se nos olvida lo que en verdad El nos perdonó a nosotros.
  • Que cuando no perdonamos como El nos perdonó, seremos puesto en cárceles de oscuridad, y la única razón es porque nosotros mismos nos introdujimos allí, nuestra necesidad de que se nos pague lo que nos han quitado, produce una demanda en nosotros, que moverá otras demandas en nuestra contra. Si estas en oscuridad, es porque tu mismo entraste a al cárcel, por tu necesidad de que se te pagaran las deudas.
  • Las necesidades no son malas,  pero hay momentos en donde la misericordia te ayuda a saber justo como deben ser pagadas.  hay pagos que solo la misericordia los puede saldar.

Es nuestra la decisión de perdonar, de liberar, de dejar ir, y haciendo esto esto, encontraremos nosotros como mantenernos en la libertad que el Padre Celestial nos ha otorgado.

Aprender a perdonar, es un estilo de vida.  Cultivándolo, cultivas tu propia sanidad interna.

Lectura Recomendada:
Mateo 18:23-35

23 Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos.24 Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos.25 A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda.26 Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.27 El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda.28 Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes.29 Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.30 Mas él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda.31 Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado.32 Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste.33 ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti?34 Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía.35 Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.

Anuncios

2 comentarios en “Te perdonaron a ti, y tu, ya perdonaste?

  1. estoy pasando por un momento de muchos sentimientos de decepciòn, y esta palabra acaba de usarla el Señor para hablarme, no debo esperar que me paguen bien por bien, no debo esperar ser especial para alguien, si es así gloria a Dios pero si no, debo seguir adelante y pensar que soy especial para Dios y poder perdonar a quien yo esperaba que se portara bien conmigo y no pasò, perdonar a quien yo esperaba que me tendería la mano y no lo hizo… Dios siempre lo hace 🙂 Dios la siga bendiciendo h a nosotros con sus enseñanzas pastora 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s